Ofelia Echagüe. El cuerpo sagrado

aechague
LAS MUESTRAS TEMPORARIAS DEL Museo de Arte Sacro Asunción, Paraguay.

OFELIA ECHAGÜE. El cuerpo sagrado.
Análisis de algunas obras expuestas en la muestra temporaria.
Esta muestra temporaria realizada en el 2017 fue una retrospectiva de la vida y obra Ofelia Echagüe, considerada la primera artista moderna del Paraguay. Analizaremos aquí sólo algunas de las obras expuestas, todas pertenecientes a la Colección Nicolás Latourrette Bo.
“Bodegón” es un óleo sobre tabla cercano a 1930 y que grafica la vigencia de esas “naturalezas muertas” que eran parte de la formación de todo pintor de la época y con las que desarrollaba su habilidad para el color y la composición.
El interés de Ofelia por el desnudo femenino se desarrolla pronto. Aunque en el “El moño azul”, un óleo de la década del treinta, veamos aún la influencia paisajística de sus maestros paraguayos. Muy diferente fue el ambiente vanguardista que Ofelia encontró luego en el Instituto De la Cárcova de Buenos Aires donde la pionera Ofelia fue a estudiar.
Comparando dos carbonillas de esa década del cuarenta: el “Joven de chaleco” y la “Mujer joven” es posible ver la puja entre el academicismo y las nacientes vanguardias artísticas. Los rasgos se geometrizan, dándole a la modelo un aire irreal.
En aquellos años de aprendizaje en la capital argentina, Emilio Centurión fue su profesor más admirado. Toda la poética de Ofelia se desarrolló después bajo influencia de este artista porteño, a quien rendirá homenaje con la carbonilla sobre papel que lleva el poético título de “El equilibrio de Centurión”.
En su óleo sobre tabla “Mujer reclinada” de 1944 puede verse la figuración poscubista de volúmenes aplanados y colores neutros que documentan la actitud vanguardista, ya tardía de la artista, pero que fue una absoluta novedad para el ambiente asunceno.
Las numerosas carbonillas, realizadas hasta décadas después, demuestran la persistencia de este tema del cuerpo femenino en la poética de Ofelia Echagüe.