Bronces franceses de la Belle Epoque

eradorada

LA ERA DORADA. BRONCES FRANCESES DE LA BELLE EPOQUE EN EL MUSEO DE ARTE SACRO ASUNCIÓN, PARAGUAY.

Análisis de algunas obras de la exposición temporaria.

Los bronces franceses expuestos en esta muestra realizada en el 2016 son esculturas fundamentalmente decorativas pero reflejan los gustos artísticos y los ideales de la Belle Epoque. Son “petit bronces” creados para el ornato; símbolos de status, lujo y deleite; como el caso del “Duo d’Amours” creado por Victor Rousseau hacia 1880.

Gracias a la mecanización de la producción, las grandes obras de arte como “Vénus entrant au bain”de Allegrain de 1757, estuvieron al alcance de una nueva sociedad. Una sociedad opulenta y hedonista, confiada en el progreso y la superioridad de la cultura occidental. Y son las figuras alegóricas, justamente, las que encarnan ese espíritu juvenil y optimista de la nueva burguesía triunfante como vemos en la “Jeunesse” de Ernest Rancoulet hecha hacia 1890.

Con los frutos del progreso científico y la producción mecanizada, que se exhiben al mundo en las grandes Exposiciones Universales, el trabajador se convierte en el verdadero héroe de su tiempo. Las alegorías profanas reemplazan a las figuras mitológicas, como puede verse en la monumental figura del herrero de “Le Travail” hecha por Emile Louis Picault en 1900.

París fue la capital de la cultura y las artes, una de las urbes más grandes y poderosas del mundo. Los personajes marginales de esa gran ciudad fueron idealizados y reproducidos por el arte con un sentido anecdótico. Músicos ambulantes, mendigos y campesinos fueron dulcificados por la nueva cultura urbana; como es el caso de “Le Baiser“ de L. & F. Moreau o de “ Bonne Recette” de Sylvain Kinsburger, ambos de 1890.

Las alegorías pastorales esculpidas con estilo realista, como la escultura “L’attente” de 1870, fueron los temas preferidos de Auguste Moreau. Mientras que las figuras puramente ornamentales fueron difundidas por su hermano Mathurin Moreau, del que se muestra una espectacular “La Colombe” también de fin de siglo XIX.

Los Moreau: Jean Baptiste y sus hijos Hyppolyte, Mathurin y Auguste fue la más famosa familia de escultores de la Belle Epoque y estuvo muy bien representada en muestra temporaria de bronces franceses de los Siglos XIX y XX del Museo de Arte Sacro de la Fundación Nicolás Latourrette Bo.