Los Orígenes de la Representación de la Virgen

iconografia_1

El Museo de Arte Sacro Asunción, Paraguay, es un museo iconográfico y su Colección hispano-guaraní está dispuesta en forma temática. Una Sala completa del Museo está dedicada a la Virgen por ser una de las figuras principales de la iconografía cristiana.

A igual que su hijo Jesucristo, toda la vida de María está representada en Ciclos iconográficos. De los evangelios apócrifos y otras tradiciones se desarrolla el Ciclo de la Infancia de María que abarca desde el anuncio de su nacimiento hasta su desposorio con José. Otros episodios marianos se conectan con el Ciclo de la Infancia de Cristo y van desde la Anunciación hasta la Huída a Egipto.

Por supuesto, también encontramos participaciones de María en los Ciclos de la Vida pública y en la Pasión de Cristo. Estos episodios marianos abarcan desde que el Niño se pierde en el Templo hasta que Jesús es bajado de la cruz y depositado en el regazo de su madre. También hay referencias marianas posteriores a la Resurrección de Cristo y van desde la Ascensión de Jesús hasta el Apocalipsis.

Las representaciones más antiguas de la Virgen están pintadas en las catacumbas romanas de los Siglos II y III. Sus primeras imágenes fueron meramente simbólicas e idealizadas, pero pronto se configuraron con los atributos reconocibles de la Virgen. Su iconografía se fue desarrollando a través del tiempo hasta llegar a nuestro arte mestizo hispano-guaraní, que en el Paraguay colonial de los Siglos XVII y XVIII produjo las sorprendentes y conmovedoras imágenes de María que podemos encontrar en este Museo.