El Encuentro de dos mundos. América y Europa a comienzos del Siglo XVI

dos_mundos

Desde el Siglo XV los europeos se embarcaron en nuevas rutas de comercio, lo que produjo el fortuito descubrimiento de América. Buscando atravesar el nuevo continente, se adentraron por el Río Paraguay hasta nuestro territorio, donde los guaraníes establecieron una alianza con los recién llegados.

El encuentro amistoso pronto derivó en un enfrentamiento que culminó con el sometimiento guaraní y finalizada la conquista todo el territorio y sus habitantes pasaron a ser propiedad del Imperio Español.

Paralelamente, los franciscanos primero y los jesuitas después, llevaron a cabo su propia “conquista” espiritual. La evangelización de los territorios guaraníes tampoco estuvo exenta de episodios violentos, pero la prédica del Evangelio traducido al idioma guaraní pudo más que la violencia de las armas. La evangelización permitió salvar la vida, la lengua y parte de la cultura guaraní.

Vivir en las misiones, lejos de la servidumbre colonial, significó muchas veces la diferencia entre la vida y la muerte. Las misiones fueron un refugio para la supervivencia guaraní y una utopía cristiana que maravilló al mundo entero.

El encuentro de dos mundos produjo un arte extraordinario que podemos descubrir visitando el Museo de Arte Sacro y que vamos a ir comentando en las siguientes publicaciones de esta serie.