Entierro de Cristo

entierro

Entierro de Cristo, de Caravaggio.

En esta pintura barroca, San Juan y Nicodemo sostienen con esfuerzo el cuerpo de Jesús, y detrás de ellos se encuentran las tres Marías.

Caravaggio se aleja de los modelos renacentistas al mostrar personajes abatidos y agachados, y Jesús, a diferencia de la pintura española de la época, aparece sin sangre y desplomado.

Cobran importancia las diagonales trazadas desde los brazos de María de Cleofás, que agudiza el dramatismo al gesticular mirando al cielo y abrir las manos, hasta el realista brazo caído que toca la piedra del fallecido, cuyas venas aparecen dilatadas. Caravaggio quiso representar así el mensaje de que Dios viene a la tierra y la humanidad se reconcilia con los cielos.