Divino Niño Jesús

nino

¿Sabes por qué se celebra al  Divino Niño Jesús el 20 de julio?

Aquí la historia de cómo nació esta fe en la religión católica.

Es una festividad en honor a la devoción que se le tiene al Divino Niño en Bogotá Colombia. Esta devoción comenzó con el Padre Juan Rizzo, sacerdote salesiano de la región de Arenzano, Italia, quien anteriormente, ya tenía una gran devoción por el Niño Jesús. Es una de las devociones mas hermosas y extensas de los Colombianos en la que se le da honra a Jesús bajo el título del Divino Niño.

El padre Raúl Rojas, sacerdote salesiano y párroco de la Iglesia del 20 de Julio, fue la persona que propagó esta hermosa devoción, una piedad que nació en Colombia y hoy se ha extendido a diversos países, especialmente de América Latina.

En el año 1935 llegó el Padre Salesiano Juan del Rizzo al barrio “20 de julio”, al sur de Bogotá, una región muy solitaria y abandonada en aquellos tiempos. Le habían prohibido emplear la Imagen del Niño de Praga porque una asociación muy antigua reclamaba para ella el derecho exclusivo de propagar esa imagen

Cuando el Padre del Rizzo llegó a Colombia, a la ciudad de Barranquilla, se le encomendó, junto a otros sacerdotes salesianos, la labor de recoger limosna para apoyar la construcción de un templo.

El sacerdote, por ser muy tímido, no logró en esa ocasión pedir limosna recibiendo varios reproches de su superior.

Al culminar el día, como contó el Padre Rojas, el sacerdote italiano se fue a orar frente a una imagen de María Auxiliadora, quien lleva al Niño Jesús en sus brazos, y en un momento determinado siente en su corazón que el Divino Infante le dice:

“Tranquilo, mañana yo te acompaño y vamos juntos y recogemos la limosna que necesitas para el templo”.

Es desde ese momento cuando el padre Juan del Rizzo se confía en el Divino Niño Jesús con un propósito: “voy a ser un propagador de la devoción al Divino Niño Jesús”, y lo hace con la devoción que él conocía, que era la del Niño Jesús de Praga.

La Fiesta del Divino Niño Jesús es una festividad en honor a la devoción que se le tiene al Divino Niño en Bogotá Colombia. Esta devoción comenzó con el Padre Juan Rizzo, sacerdote salesiano de la región de Arenzano, Italia, quien anteriormente, ya tenía una gran devoción por el Niño Jesús.Es una de las devociones mas hermosas y extensas de los Colombianos en la que se le da honra a Jesús bajo el título del Divino Niño.

Fiesta: 20 de Julio
El padre Raúl Rojas, sacerdote salesiano y párroco de la Iglesia del 20 de Julio, fue la persona que propagó esta hermosa devoción, una piedad que nació en Colombia y hoy se ha extendido a diversos países, especialmente de América Latina.

Devoción al Divino Niño Jesús

En el año 1935 llegó el Padre Salesiano Juan del Rizzo al barrio “20 de julio”, al sur de Bogotá, una región muy solitaria y abandonada en aquellos tiempos. Le habían prohibido emplear la Imagen del Niño de Praga porque una asociación muy antigua reclamaba para ella el derecho exclusivo de propagar esa imagen

Cuando el Padre del Rizzo llegó a Colombia, a la ciudad de Barranquilla, se le encomendó, junto a otros sacerdotes salesianos, la labor de recoger limosna para apoyar la construcción de un templo.

El sacerdote, por ser muy tímido, no logró en esa ocasión pedir limosna recibiendo varios reproches de su superior.

Al culminar el día, como contó el Padre Rojas, el sacerdote italiano se fue a orar frente a una imagen de María Auxiliadora, quien lleva al Niño Jesús en sus brazos, y en un momento determinado siente en su corazón que el Divino Infante le dice:

“Tranquilo, mañana yo te acompaño y vamos juntos y recogemos la limosna que necesitas para el templo”.

Es desde ese momento cuando el padre Juan del Rizzo se confía en el Divino Niño Jesús con un propósito: “voy a ser un propagador de la devoción al Divino Niño Jesús”, y lo hace con la devoción que él conocía, que era la del Niño Jesús de Praga.

La oportunidad de propagar la devoción a la infancia de Jesús llegó tiempo después tras el arribo del Padre del Rizzo a Bogotá, cuando en el año 1935 se le encomienda la misión de dirigir un oratorio juvenil para atender a niños y jóvenes del Barrio 20 de Julio, donde lleva la imagen del Niño Jesús de Praga.

Pero en ese entonces le piden al sacerdote italiano que no propague la devoción a la imagen de Praga, porque en Bogotá dicha piedad era promovida por la Comunidad de los Carmelitas.

Entonces se fue al centro de Bogotá al almacén El Vaticano, que aún existe, y allí encuentra la imagen que actualmente se venera en el Barrio 20 de Julio en Bogotá.

Esa imagen es de un niño vestido sencillamente con un tono rosa claro, el niño está descalzo y el Padre Juan del Rizzo dice:

“Este es el niño que yo necesito, porque es un niño sencillo como se visten los niños en palestina”

Desde ese momento comienza esta grande devoción al divino Niño Jesús. Primero los niños y sus familias del sector, y luego gente de Bogotá en las eucaristías de los domingos, todos agradecidos por los favores que recibían del Divino Niño Jesús del 20 de Julio.

La devoción al Divino Niño Jesús poco a poco se propagó de Bogotá a Colombia, y luego a otros países. Hoy el Santuario llega a recibir más de 60 mil peregrinos semanalmente, quienes llegan al lugar a elevar sus plegarias al Niño Jesús.

Al Niño Jesús no hay que pedirle poco, hay que pedirle mucho, porque Él lo puede todo, él está allí para ayudarnos (…) Eso sí, pedirle con mucha fe, con mucha confianza.

Como parte de la devoción a la infancia de Jesús está la Novena de los nueve primeros domingos de mes

Esta Novena, también promovida por el Padre Juan del Rizzo, refleja los tres grandes aspectos que deben vivir los que son devotos al Niño Jesús:

“La conversión, vivida desde el Sacramento de la Confesión; la celebración de la Eucaristía, comulgando; y la solidaridad, el apoyo desde las ofrendas ya sea económica o en alimentos, vestidos o medicinas para los necesitados. Entonces está el amor a Dios expresado en el amor a los más necesitados”